Mis Hijos son mis Bendiciones. Reflexiones cortas de familia, mis hijos son una bendición, tener paciencia con hijos, mamá y familia, imágenes con versos bíblicos, reflexiones para mamá, papá.

Dios nos ha dado a los hijos para que los enseñemos, los llevemos de la mano hasta que puedan hacerlo solos pero sobre todo para que los amemos y los veamos como bendiciones para nosotros y para todos los que los conocen. "Los hijos que nos nacen
son ricas bendiciones de Dios".*


La conducta de un niño puede exasperarnos como padres y evitar que lo veamos como una bendición. Afortunadamente crecí en un hogar donde no se acababa el mundo cuando se me derramaba el agua en el piso, o se me caía la comida, o partía un plato, simplemente me hacían recoger y limpiar el desastre y ya. Mis hijas reciben el mismo trato que me dieron a mí, solo les hago limpiar y recoger, a menos que sea algo peligroso como vidrios y ellas estén descalzas.  No pasa nada grave, solo eran unas cosas materiales que no valen nada comparadas a la paz que gano en el hogar cuando evito la contienda y las palabras duras hacia la familia.  


Las palabras como: “Tú siempre haces esto”, “Tú si eres necio”, “Nunca haces nada bien”, “es que tienes mantequilla en las manos?”,”no sabes cuidar las cosas”, son todas negativas y pueden tener un impacto permanente en la mente de los niños.  Conozco un papá, que cuando se le partía un plato, miraba automáticamente a su esposa esperando que ella estallara en ira y le dijera alguna palabra negativa, maldiciéndolo.  Eso era lo que hacía su madre cuando era niño.  Su esposa tranquilamente lo miraba y le decía, “tranquilo, no es nada”.  


Tus hijos son bendiciones dadas por Dios, aunque su conducta no sea la mejor, si están pequeños y por su falta de dominio en el control de las manos, o incluso de su voluntad, cometen errores, perdónales con ese amor que Dios da, ya crecerán y madurarán.  No pierdas la paz, no vale la pena, siembra en ellos paz y bendición.  Un plato lo puedes comprar mañana, pero una mente y un espíritu sano no se compra, se cultiva desde pequeño, no tiene precio.


Dale gracias a Dios por tus hijos, tus bendiciones.
Por Mery Bracho.


Salmo 127:3

Mis Hijos son mis Bendiciones. Reflexiones cortas de familia, mis hijos son una bendición, tener paciencia con hijos, mamá y familia, imágenes con versos bíblicos, reflexiones para mamá, papá. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada