4 Cosas a tener en cuenta cuando le doy una orden a mi hijo para que obedezca. Reflexiones de mama, crianza, educación de los hijos, desobediencia, obediencia.

Tiene que haber algún descanso en medio de la crianza de los hijos.
No es posible que sea puesta a prueba el uso hasta el límite de nuestras cuerdas vocales.

Si desde pequeños enseñamos a los niños a escucharnos en un tono de voz agradable, a eso se acostumbrarán.  Si por el contrario nos cuesta mantener la compostura y gritamos ante sus desobediencias, hemos perdido bastante terreno.

Para hacer cumplir una orden no es necesario gritar, y si lo ha hecho por mucho tiempo me dirá que Sí! pero no es cierto.  Podrá costarle mucho cambiar el hábito pero lo logrará.  

Le animo a que pruebe estas cuatro cosas:
1. Dele la orden a su hijo en un tono moderado sin gritarle.
2. Diga a su hijo la consecuencia si no cumple y pregúntele si entendió.
3. No Hable mucho.
4. Cumpla las consecuencias firmemente si no hace lo que se le dice.

Los gritos no le funcionan a ninguna mamá y nunca le funcionarán. Terminará agotada e infeliz. Funciona dar la orden y dejar que las consecuencias tomen su curso que puede ser entre otras cosas quitarle algo que le guste mucho hacer o ver. Usted está al mando de la disciplina que siempre debe ser con firmeza amorosa.

Por Mery Bracho

4 Cosas a tener en cuenta cuando le doy una orden a mi hijo para que obedezca. Reflexiones de mama, crianza, educación de los hijos, desobediencia, obediencia.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada