Tener hijos no es para  cobardes, sino para valientes, por cierto, ese también es un libro que les recomiendo leer del Dr. Dobson, un psicólogo de mucha experiencia en casos de familia.  Hay que ser valientes y ser firmes, mostrando fortaleza aunque por dentro estés destrozado  pidiendo la ayuda en oración a Dios para saber cómo actuar con sabiduría.

Hay 3 Preguntas que como  madre o padre debes hacerte si tus hijos no te obedecen.


  1. ¿Estoy estableciendo consecuencias al mal comportamiento de mi hijo y haciendo que se cumplan? Cuando le das un mandato a tu hijo debe saber qué sucederá si no lo cumple y ser firme en cumplir lo prometido para tener credibilidad delante de él y enseñarle que en la vida todo tiene sus consecuencias, si hacemos el bien tenemos consecuencias buenas pero si hacemos el mal o dejamos de hacer el bien que debemos también tendremos consecuencias.


  1. ¿Están mis hijos creyendo que todo el mundo considerará su lugar de privilegio que les doy  en casa aún cuando no me obedezcan?  Cuando los hijos son desobedientes y a veces hasta egoístas, irán a la escuela, a la iglesia, a la comunidad a demostrar el mismo comportamiento.  No habrá tal consideración de privilegio en el mundo real, tendrán que sufrir consecuencias, de enemistades, incomodidad con el prójimo y otras cosas producto de su actuación fuera del hogar.

  1. ¿He enseñado a mis hijos cuáles son los límites personales, sé  lo que les causa miedo, dolor, tristeza, asco, frustración?  Enseña a tus hijos a conocerse a sí mismos y a conocer las reglas generales de la casa. Habrá más paz y más obediencia cuando tú conozcas más a tus hijos. Tal vez no te están obedeciendo porque le tienen terror a ir a cierto lugar de la casa, o les ha sucedido algo antes, o hay una persona en casa o familiar que ha intentado abusar de ellos y por eso no obedecen a acercarse o llevar algo a esta persona, o quedarse con ellos.  Tal vez no obedecen por rebeldía o por herir a alguien más.   Por Mery Bracho
Reflexión sobre la disciplina, obediencia de los hijos, mamá y familia. Mi hijo no me obedece, tengo un hijo rebelde.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada